La Colección Tomàs Mallol

Foto de la col·lecció
Foto de la col·lecció
Foto de la col·lecció

La Colección Tomás Mallol se compone aproximadamente de veinte mil unidades. Aparte de los casi ocho mil objetos, aparatos y sus accesorios precinematográficos y del cine de los primeros tiempos, hay que destacar cerca de diez mil documentos con imágenes fijas (fotografías, carteles, grabados, dibujos y pinturas), ochocientos filmes de todo tipo y una biblioteca con más de setecientos libros y revistas.

Los objetos reunidos se enmarcan en el periodo comprendido entre mediados del siglo XVII y 1970. El grueso de la colección puede datarse entre la segunda mitad del siglo XVIII y el primer tercio del siglo XX. Tomàs Mallol siempre ha tenido en consideración el buen estado de conservación de las piezas adquiridas, las ha habilitado sistemáticamente y las ha mantenido en condiciones adecuadas en un espacio especialmente construido para tal fin.

Tomàs Mallol formó su colección sobre todo entre 1968 y 1998. Treinta años en que recorrió los principales mercados de Cataluña, España y Francia, fundamentalmente. Estableció numerosos contactos personales con anticuarios especialistas en cine y fotografía, que la avisaban cada vez que tenían un objeto de precine para vender.

La valoración de esta colección se puede hacer a partir de dos de sus rasgos fundamentales:

Estricto sentido científico e histórico

Una de las principales características de la Colección Tomás Mallol es el criterio sistemático que se ha seguido a la hora de adquirir las piezas, dejando de lado cualquier tendencia personal o arbitraria. La idea de fondo era recoger todos los elementos que configuran la prehistoria del cine y sus primeros años de existencia. Es decir, todos los objetos que explican cómo se representaban las imágenes antes del cine y cuál fue el proceso técnico que permitió el invento del cinematógrafo en 1895. Por ello, y ya desde sus inicios, Tomàs Mallol creó, paralelamente a la colección, una biblioteca especializada en precine, que le sirvió para documentarse a fondo sobre los objetos que tenía que adquirir. Mallol seguir cuatro líneas básicas en la formación de su colección:

  1. Elementos y objetos para la proyección de imágenes antes del cine. Destacan 134 elementos relacionados con los teatros de sombras chinas y 2.883 piezas relativas a la linterna mágica, el espectáculo visual más popular anterior al cine.
  2. Aparatos que servían para representar imágenes dibujadas en movimiento. Un total de 516 piezas, aparatos, con sus accesorios, que permitían dar movimiento a una imagen dibujada.
  3. Aparatos para captar imágenes fijas de la realidad de antes y de después del invento de la fotografía. Destacan 196 objetos, entre aparatos y grabados relacionados con la captación de imágenes de la realidad a través de la cámara oscura y su visualización mediante cajas ópticas; y 296 piezas relacionadas con la fotografía y su evolución técnica.
  4. Aparatos fabricados para la incipiente industria cinematográfica. Cabe destacar 98 cámaras, proyectores y accesorios de los primeros 25 años de cine.

Aparte de estas líneas, Tomàs Mallol también extendió sus adquisiciones hacia otras dos igualmente interesantes, que demuestran la popularización de la técnica del cine en la sociedad del s. XX:

  1. Aparatos de cine amateur: 917 objetos, entre aparatos y accesorios relacionados con el cine de paso estrecho (8, 9,5, 16 y súper-8).
  2. El cine infantil. Cerca de 2.500 piezas, entre aparatos de proyección o de visualización de imágenes, películas, bandas y accesorios, juguetes ópticos o de efectos visuales, pensados para que puedan ser utilizados por los niños. Destaca el fondo de 1.413 objetos del popular Cine Nic de Barcelona.

Idoneidad museística y educativa de la colección

Como consecuencia del punto anterior, debemos decir que la idoneidad museística y pedagógica de la colección es excepcional, no sólo por el valor histórico, científico y de investigación de los objetos conservados, sino también por su discurso, que nos permite seguir y comprender paso a paso la prehistoria y la historia de los primeros tiempos del cine.

En definitiva, podemos concluir que, por la cantidad, la calidad y el discurso coherente de sus piezas, esta colección puede compararse con las de los mejores museos y colecciones privadas de precine de Europa.

Síguenos en:

YouTube

Instagram

Más información:

Contacto / subscripciones

Servicios

Aviso legal

Perfil del contratante

Prensa:

Noticias

Material de prensa

Identidad corporativa

TripAdvisor
Ajuntament de Girona
© 2017 Fundació Museo del Cine - Colección Tomàs Mallol | C. Sèquia, 1, 17001 Girona | Tel. 972 412 777 | Contacto